Comunicação à trois bandas 07

-->

Monday, February 26, 2007

abuelo, abuela ¿tú a qué jugabas? Silvia


ABUELO, ABUELA ¿Y TÚ A QUÉ JUGABAS?

Nombre: Silvia Luna Ramos.

Edad (actualmente):16.

Profesión: Estudiante.

¿Qué juego?: Los Zombi.

Edad (que tenía cuando jugaba con ese juego): A este juego jugaba con 7 años aproximadamente, y más mayor, también solía jugar.

Descripción del juego: objetivo, reglas, material, número de personas,…: El número de personas que se necesitaban para jugar a este juego era seis como mínimo, pero si jugaban más personas, te aseguro, era más divertido. Lo bueno de este juego es que podíamos jugar tranquilamente, ya que no necesitábamos ningún material. El objeto de este juego era, hacer dos grupos, un grupo contaba, al que llamábamos humanos, y el otro grupo, era los llamados zombis, que tenían el objetivo de esconderse y cuando los otros estuviesen cerca ir detrás de ellos a pillarlos y asustándolos. Luego se cambiaban los papeles de ambos grupos. Era mucho más divertido si jugabas por la noche, ya que daba bastante miedo y te podías asustar con más facilidad.

Nombre: Antonia Aragón Grimaldi.

Edad (actualmente): 72.

Profesión (a la que se dedicaba en esa época): Cuidando a niños.

¿Qué juego?: La comba.

Edad (que tenía cuando jugabas con ese juego): 12.

Descripción del juego: objetivo, reglas, material, número de personas,…: Este juego llamado comba se jugaba con una cuerda, agarrada por dos personas y, girando la cuerda, otra persona saltaba debajo de ella, podían saltar una o varias personas. Para jugar a este juego, era necesaria una cuerda, la llamada comba. El número de personas era como mínimo tres, una para saltar y dos para sujetar y mover la cuerda. Pero siempre solía jugar más gente. A veces, mientras saltaban, las que sostenían la comba, cantaban una canción.

Sunday, February 25, 2007

Mireille y los juegos






HOLA SILVIA Y FILIPE.
Hoy, he entrevistado a mi vecina que se llama Francine Barnabé y tiene cincuenta y seis años. Disfruta de su jubilación en su casa con su marido pero él sigue trabajando. Entonces se encuentra sola en su gran casa.Son las doce y voy a casa de mi vecina a propósito de los juegos que practicaba cuando era niña. Su ocupación principal era la lectura, leía especialmente novelas policiacas. Su escritor preferido es Agatha Christi. Tenía entre catorce y hasta veinte y treinta años.Jugaba también al monopoli que consiste en vender y comprar edificios. Se compone de billetes de banco. Se juega de dos a cuatro personas. No conozco más porque yo no jugaba a este juego.Jugaba también la rayuela y para jugar hay que trazar con la tiza al suelo, es necesario lanzar la piedra o la ficha en la primera casilla luego saltar sobre un pie en las otras casillas hasta la cumbre y recoger la piedra a la vuelta.Si la piedra va al infierno, se pasa su turno.No se debe nunca ir sobre las trazos ni poner los dos pies excepto sobre las dobles casillas una vez llegado sobre "TIERRA" lanza la piedra en la casilla número 2 y así sucesivamente.Le gustaba jugar a la rayuela de los doce a los quince años.Me ha confirmado que no jugaba mucho cuando era niña pero ayudaba mucho a sus padres en casa y eso no me sorprende porque en nuestra ciudad, todo el mundo la conoce por su sentido de la ayuda. Es muy servicial y amable.En cambio, yo cuando era niña, a mí no me gustaban los juegos de chica. Me llamaban “ fille garçon” porque a los cinco años, jugabal fútbol ya. Mis juegos eran las motos, los coches en miniatura. Cuando me ofrecían una muñeca por ejemplo por la mañana, por la tarde la había destruido. No me gustaban las muñecas. Peor, las odiaba. Desde los cinco años hasta hoy, odio los juegos de chica y me encantan los juegos masculinos porque son muy interesantes.Me gusta también leer pero leo de todo no tengo un escritor especial.Ahora es el fin de mi entrevista y me ha gustado este momento y espero que a vosotros también.
Hasta la próxima vez Silvia y Filipe.

Thursday, February 22, 2007

Juegos Infantiles


¡Hola Silvia y Mirreille!

¿Qué tal estáis?
Bueno, por acá todo va bien... Mucho trabajo en la escuela, como siempre y porque estoy en época de exámenes no solo en la escuela sino también fuera de ella (es que estoy haciendo un curso particular)... Ya hice dos exámenes, el de inglés y un otro de francés... Y estoy casi haciendo el examen para sacar el carné de conducir... Pero espero que todo me salga bien...
Esta carta tiene el objetivo principal de comparar lo que yo hacía cuando era niño y lo que mis abuelos hacían cuando tenían la misma edad.
He elegido entrevistar a mi abuela de parte de madre porque siempre fue una persona con mucha energía y porque tiene una grande experiencia de vida. Se llama Margarida, pero toda la gente la llama de Guida. Tiene 69 años y está jubilada. Tiene una característica que no me gusta mucho, pero que creo que demuestra su manera de vivir: ¡es que habla muy alto! No tiene problemas de audición, pero su voz es muy fina y aguda y habla siempre muy alto para que la oigan bien y para demostrar lo mucho que le quiere a la gente cuando la ve. Además, ¡cocina muy bien!
Fue una entrevista muy divertida. Mi abuela, me contó que pasó su infancia en Fuzeta y que los tiempos eran muy diferentes de los de ahora. Las chicas sólo podían jugar con chicas y los chicos con los chicos. Las chicas se quedaban en casa con sus madres y a veces iban al jardín a jugar. Me contó que le encantaba cuando hacían una rueda con unas veinte chicas y bailaban y cantaban sus cantigas preferidas. Otras veces se quedaban en casa juntas y hacían ropas para sus muñecas.
Los chicos jugaban a la pelota o a otras cosas y casi no había contacto entre ellos. Me habló de un novio que tuvo cuando era niña... me dijo que era muy difícil quedarse con él, porque siempre había alguien vigilando a las chicas y que una vez su madre la vio besando a un chico...
Me contó todo eso con mucha emoción y se reía mucho... para ella fue recordar los años que ya se fueron y que le gustaría que volviesen.
Hoy es muy diferente, cuando yo tenía unos doce años, o algo así, lo que se jugaba era muy diferente de lo que se juega hoy. Lo comparo a mi hermana, que tiene trece años y sus juegos son muy diferentes de los que yo hacía.
A mi, me encantaba jugar a las “escondidas” y a la “apanhada”. Eran juegos muy divertidos y cuanto más gente, más divertido era. También me gustaba mucho patinar con los patines que mi madre me regaló.
Hoy es muy diferente, con las nuevas tecnologías, los niños con doce años ya tienen cosas que yo no tuve. No condeno eso, pero creo que las nuevas tecnologías son poco “saludables” para los niños. Es que hay que desarrollar la creatividad y aprender a comunicar con otros niños. Las nuevas tecnologías son una barrera a la comunicación y al desarrollo de la miente.
Fue un trabajo muy interesante: hacer esta comparación entre tiempos tan distintos y lejanos. ¡Espero que os haya gustado!

Un abrazo de vuestro correspondiente:

Filipe Guerreiro

Thursday, February 08, 2007

la receta de la tarta de piña

TARTA DE PIÑA

Para ocho personas.


Masa:

250 gr de harina
125 gr de mantequilla
1 pequeño vaso de leche
1 pizca de sal
1 lata de piña en rodajas



Crema:

1/2 litro de leche
4 yemas de huevo
125 gr de azúcar en polvo
60 gr de harina





Prepara tu masa y colócala en el molde
Hace cocinar 20 minutos, deja enfriarse.
En una ensaladera, incorpora las yemas de huevo
Cuando la mezcla blanquea, añade la harina despues la leche hirviendo
Pon sobre el fuego, mueve sin cesar, no deja hervir.
Deja enfriar y echa sobre la masa.
Precalienta el horno
Hace dorar la mantequilla los rodajas de piña cortadas en dos, y disponlas sobre la masa.
Meter en el horno para 45 minutos.

Monday, February 05, 2007

Diario de Mireille

Un día como otros.
hola eso es mi vida durante el 24 y 25 de diciembre. Ahora voy a contaros lo que ha pasado estos días.
A las 9 de la mañana, mi tío Xavier y mi primo Adrien llegaron a casa. Desayunamos juntos. Mi madre estaba haciendo la comida para mi abuela porque reside en un asilo de ancianos y debíamos visitarla a las doce.
Dejamos la casa a las once y media con mi tío, mi primo y mis padres excepto mi hermano quien no estaba porque tiene muchos deberes y no puede irse de su universidad.
Llegamos a las doce. Quedamos ahí sólo el tiempo de alimentar a mi abuela, ocuparse de ella, mimarla ya que es ciega y habla dificilmente y necesita mucha atención.
Hemos pasado tres horas ahí y estaba contenta. No podía ver pero podia sentir el amor que le dimos alrededor de ella.
Una vez en casa, mi madre hizo la comida. Estaba simple y rápida, una tortilla de arroz por todos excepto mi madre quien hace un ayuno hasta el nuevo año por razones religiosas.
A las seis de la tarde, acompañamos mi tío y mi primo a la estacion puesto que debían volver a su casa. Y pues, cada uno volvió a su ocupación habitual, yo a mi ordenador, mis padres mirando la tele.
A las ocho de la noche, comimos al fin. Había preparado un pollo asado con patatas fritas. Acabamos de comer a las diez de la noche. De postre, saboreamos “une bûche” (postre típico de Navidad) de vainilla y crepes sabor coco. Luego, fregué los platos y volví a mis ocupaciones.
A la una de la mañana, mis padres me llamaron arriba, en su habitación para ofrecerme mis regalos. Me ofrecieron un lector dvd y dos abrigos y luego fui a dormir.
El 25 por la mañana, nada especial. Me levanté a la una de la tarde. Pasé el día normalmente como siempre y nada más.
Habíamos previsto pasar las fiestas en casa sin artificios. Feliz navidad
- 31 de diciembre
Hoy nada nuevo. Me levanté a las 9 de la mañana y con mi familia fuimos a la iglesia. A las doce, salimos y directamente fuimos al asilo de ancianos a visitar mi abuela para que no se sienta sola un día así. Hoy mi hermano estaba en casa.
Hoy es un día como otros en nuestra familia. Comimos pescado y patatas fritas.
Y luego dormimos la siesta porque por la noche estábamos invitados a la iglesia para celebrar el nuevo año juntos. Hemos rogado y comido. A la medianoche, hemos cantado y después hemos hecho muchos juegos muy divertidos.
A las 5 de la mañana, volvimos por fin a casa.Y dormimos a las siete.

Hasta la próxima
Mireille